Avance semanal de ‘Inocentes’: Safiye abofetea a Han: «Eres un monstruo»

#Inocentes: Inci y Han quieren tener un hijo, pero Inci descubre que Han le ha vuelto a mentir y así nunca podrá ser padre.

La semana del 24 de enero en ‘Inocentes‘…

Lunes, 24 de Enero: ”Lucha por tu vida Naci, y lucha por mí”: Safiye se descompone

Naci y safiye se abrazan sin ninguna reticencia por parte de ella: “Te he echado de menos. Te di por muerto”. Safiye se aparta inmediatamente de Naci: “Perdona por el abrazo”, la joven se ha dejado llevar por la emoción del momento y se olvidó de todas sus repugnancias.

No es un sueño, estoy aquí de verdad”, le dice Naci. Safiye habla agitadamente. Le dice que estaba muy asustada de no saber dónde estaba. “Qué enfermedad tienes. Dame una explicación ahora mismo”, le exige Safiye.

Naci le pide que se tranquilice. Él es un hombre muy tranquilo: “No sabes cuantas veces he soñado con este momento. Ahora soy el hombre más feliz del mundo”

“Echaba de menos tu sonrisa. Contestaré a todas tus preguntas. Pero en este momento lo que más necesito en este momento, es sentir tu mano”.  Safiye está muy asustada.

Esat yace en el suelo, Gulben llora desesperada, cree que está muerto. La joven le dice al psicópata que la mate a ella también. Bayram, el portero del edificio, llega en ese momento y le dice que Esat está vivo.

Naci le dice a Safiye: “Vas a sufrir”. Pero ella le contesta que está acostumbrada a sufrir. Neriman llega a casa y Gulben no está. Safiye empieza a ponerse nerviosa.

Gulben y Esat están juntos en el hospital. La joven ha sufrido un ataque de histeria y la han tenido que tranquilizar. Los dos comparten habitación y al despertarse Gulben le dice: “No podía dejarte solo. Nadie me va a obligar a irme. Me daba miedo que pudieras morirte. Adiós a Esat, he pensado. No podría vivir sin ti. No sé quién es Gulben sin Esat”. “Aquí tienes mis manos, toma”. Esat y Gulben juntan sus manos. Algo muy fuerte ha nacido entre ellos.

Han llega y los ve con las manos unidas. Inci le dice que se parece a lo que ellos vivieron: “No te conocía de nada, pero no he podido volver a separarme de ti. A ellos les pasa lo mismo. Gulben lleva años esperando algo así. No se lo reproches, déjala que disfrute”.

Bayram, que lleva años enamorado de Gulben, sufre en silencio mirando la escena. La policía llega para tomar declaración a Esat. Gulben le dice que el hombre que lo ataco se llama Anil y vive en el hotel  frente a su edificio.

Anil es amigo del instituto de Gulben. Han no sale de su asombro. Han empieza a sentir los efectos de sus actos. En su cabeza los remordimientos le pasan factura. Han e Inci se quedan sorprendidos cuando llegan a casa y ven dentro a Naci que está con Safiye. La joven nunca deja que nadie entre en su casa.

Han y Safiye se quedan solos: “Tú y yo vamos a tener una conversación en el salón”, le dice Safiye. “¿Cómo has podido llegar tan lejos? Han cree que habla del secuestro, pero su hermana se refiere a la carta que le quitó y rompió de Naci.

Han respira tranquilo. Naci no le ha dicho nada del secuestro. “No nos protejas tanto y déjanos vivir”, le dice Safiye. El padre de Han le dice a Inci y Safiye que Han habló con Naci para que se fuera y los dejara tranquilos.

Inci quiere tener un hijo con Han y se lo cuenta a Esra. La chica no cree que Han pueda ser un gran padre. Safiye está muy preocupada por Naci. El joven empieza a contarle su historia: “He heredado la enfermedad de mi padre. Lo sé desde hace un año. Estuvo enfermo tres años y murió”.

Safiye le dice que tiene que haber alguna cura y la encontraran. ”Lucha por tu vida Naci, y lucha por mí”. Safiye se ha hecho fuerte en cuestión de segundos y quiere darle ánimos a Naci.

“Volví a Estambul para poder verte una última vez”: Naci está feliz, pero sabe que el tiempo se le acaba. Safiye luchara contra viento y marea para salvarle. La joven se quita todos sus miedos para ayudar a que Naci se cure.

Martes, 25 de Enero: Esat declara su amor a Gulben

Esat busca a Gulben. Han tenido un desencuentro cuando ella intentaba que no denunciara a Anil. Es un pobre chiflado que tuvo una infancia muy difícil. Esat quiere arreglar las cosas.  Esra intenta que los dos disfruten de su relación.

Inci intenta enterarse de por qué Safiye está enfadada con su esposo. Anil ha sido detenido, Han respira tranquilo. Inci se encuentra con Naci y le dice que Han le está mintiendo. Inci discute con Han: “Tal y como eres, no serás padre en la vida”. La joven se aleja furiosa.

Han se enfrenta a Naci: “Si pierdo a mi esposa por tu culpa…”, Naci lo interrumpe: “La vas a perder, pero no por mi culpa, la perderás tu solito en cuanto descubra tu verdadera cara. Aún no le he dicho que me secuestraste en el cuarto de calderas.  Ni que me arrebataste tiempo de vida, ni que disfrutabas teniéndome ahí encerrado. Y tampoco le he contado que hiciste creer a tu hermana que estaba loca cuando escuchó el sonido del clarinete”.

Safiye lo ha escuchado todo: “¿Qué has hecho Han? Dime que es mentira Han”. Pero Han no puede articular palabra, su hermana lo ha descubierto. “Lo encerraste en el sótano donde mamá te encerraba para castigarte. Este no es mi hermano. Eres un monstruo”.

Han quiere explicarse: “Lo he hecho por ti. He intentado que mejorase y pudiera estar más tiempo contigo. Sé que el método que elegí es horrible, pero quería un final feliz para ti. No me arrepiento”.

Safiye abofetea a su hermano delante de Naci y le dice: “Yo si me arrepiento de haber elegido tu felicidad en vez de la mía”.

Esat sigue intentando hacer las paces con Gulben. “Cuando quieres mucho a alguien, preocuparte es lógico”, le dice Esat. Gulben se queda sin saber que decir, la chica no cree lo que ha oído.

Esat le dice: “Estoy hablando de quererte. Te quiero, Gulben”. La joven le responde: “Hace tres meses me dijiste una cosa que me dolió. Me dijiste que no me querías”.

“Es verdad, No me daba cuenta de lo que eres, Pero Ahora tú eres la bola del mundo y yo te rodeo con mis brazos. Quiero que seas mi mundo, Gulben”.

Safiye le pregunta a su padre por Han: “Cuando estaba en el internado, la orientadora quiso hablar contigo, papá”.  “Necesito saber lo que te dijo”.

El padre no quiere hablar de ese tema. Safiye insiste y al final termina por contarlo: “Después de clase todos se iban a casa de sus familias, Pero Han se quedaba en el colegio los fines de semana. Le gustaba mucho la orientadora del colegio. Un viernes por la noche acudió a su habitación y él la retuvo allí durante horas”.

“Tu madre no os quería. Yo no os hice daño a ninguno de vosotros. Ya lo entenderás cuando tengas hijos, Safiye”.

La chica le contesta: “Yo no voy a tener hijos. Porque no creo que debamos tener descendencia. Deberíamos extinguirnos. Eso sería lo mejor para todo el mundo.

Inci le cuenta sus problemas a su abuelo: “Estoy enfadada conmigo. Tengo un problema con Han. Me da miedo estar separada de él”. “No soy infeliz, es solo que no tengo paz”.

Han vuelve a casa, ha tenido una conversación con Naci y lo ha hecho cambiar de opinión. Han viene a disculparse con su hermana: “Tienes la mano más dura que mamá. Pero me lo merecía. No sé si podrás perdonarme algún día”.

“No podré. Ya nos separaste cuando éramos jóvenes, con una carta. Tú nos separaste”.

Han justifica su acción diciendo que no podía hacer otra cosa para que se quedara a su lado. Solo era un niño que no lo quería nadie, solo su hermana Safiye. No podría sobrevivir sin ella.

“He intentado que aceptara un tratamiento. Sé que Naci es tu refugio, por eso he caído tan bajo para conseguirlo. Él no lo entiende, pero tiene una oportunidad de mejorar. Hay un tratamiento alternativo en el extranjero.  Sí, hay una pequeña posibilidad. También es posible que no regrese. Ve y convéncelo. Solo quiero que seas feliz en la vida”.

“Safiye, sigues siendo mi único refugio, eres la única persona capaz de quererme. No me borres de tu vida”. Han no quiere que su hermana siga enfadada con él.

Esra tiene una cita con su nuevo jefe en la radio. El chico le dice: “Me parece que estoy enamorado de ti”.

Safiye intenta convencer a Naci para que acepte el nuevo tratamiento. El joven le dice: “No voy a aceptar. Pasaré el tiempo que me queda contigo. ¿Vendrás conmigo o me subiré solo al avión?».

“Ahora tengo sueños y tú estás en esos sueños”. Tienes que ir y mejorar.

Haz clic aquí para ver más fotos

No te pierdas ninguna novedad sobre Inocentes y síguenos en Facebook (haz clic aquí), Twitter (haz clic aquí) y suscríbete a las notificaciones de esta web para enterarte de las novedades más importantes totalmente gratis.